Así mordieron a Tobito y esto fue lo que aprendimos

tobitomordido

*Decidimos suprimir el tipo de perro agresor porque nos parece lo menos relevante.*

El sábado en nuestra tienda recibimos la visita de un chico (habitante de este barrio y que habíamos visto antes en la zona) acompañado por una mujer joven y un perro grande. Fueron de compras y mientras miraban cosas Tobito se olió con el perro grande y le gruñó. En ese instante el petro saltó sobre él y lo acorraló en una esquina mordiéndole el cuello mientras él gritaba. Su dueño se quedó inmóvil mientras la abuela de Tobito saltó encima del perro grande para quitarlo de encima evitando lo que hubiera podido ser un accidente fatal.

Nosotros somos y estuvimos muy tranquilos (mucho más de lo que muchos pudieran haber estado), a Tobito se lo llevó su mamá a un lado para revisarlo mientras los demás seguíamos atendiendo a los dueños del perro que dejaron suelto luego del accidente a pesar de la petición de los demás clientes de que lo atara. En la inspección de Tobi Silvia descubre que tiene en su cuello el agujero que pueden ver en la foto de arriba. En ese momento, muy amable, decentemente y en la presencia de más de 5 clientes que se encontraban en la tienda, nos dirigimos al dueño, que pensamos es menor de edad, para pedirle que nos envíe escaneado a nuestro correo el carnet de vacunación de su perro porque debíamos salir en ese momento al veterinario para que lo revisara. El chico alegaba que su perro estaba tranquilo hasta que Tobi le gruñó, lo cual es cierto pero no justifica, de ninguna manera, el trato descortés, desconsiderado y soberbio que nos dio de ahí en adelante. Tanto que le preguntamos si era mayor de edad porque vimos la necesidad de comunicarnos con un adulto en vista de que él no parecía estar preparado para comunicarse con madurez.

El niño nos gritó diciendo que lo estábamos irrespetando y amenazando por el hecho de haberle pedido el carnet y la situación se le salió tanto de control que todos los clientes que estaban presentes se fueron hacia él intentando ponerlo en su sitio pidiéndole que se fuera. Finalmente le dimos nuestro correo y él, sin muchas ganas, se comprometió a enviarlo en los siguientes minutos.

Más de media hora después, mientras Tobi estaba siendo revisado por el veterinario, nos comunicamos con él por teléfono (único dato que teníamos de él) para decirle que aún no nos había llegaba el correo y se lo agracecíamos lo antes posible. Nuevamente recibimos gritos y palabras descorteses entre las que hubo un “el cliente siempre tiene la razón” y que finalizaron con el mail en nuestro buzón y un silencio de su parte después de colgarnos el teléfono sin despedirse.

En el correo aparecía la foto de un carnet de vacunación que mostraba una última vacuna en abril de 2012 pero sin datos del perro, de sus dueños ni de la veterinaria. Ante esto, nos volvimos a comunicar con él para pedirle, muy amablemente (a pesar de cómo se estaba portando con nosotros), que nos enviara el carnet actualizado y completo donde se pudieran ver los datos del perro como nombre, tipo y datos de la veterinaria. “Ya les envié lo que querían y no les voy a enviar nada más” fue su única respuesta.

Tobito tuvo una herida profunda a un centímetro de la yugular y quizás a un segundo de haber sido herido de gravedad. Le tuvieron que coger tres puntos y está medicado con antibióticos durante una semana hasta que su herida sane. No lloró después de haber sido herido ni mientras le cosían los puntos. Según el veterinario la mordida puede traer dos consecuencias: 1. que lo contagie con rabia, lo cual es poco probable porque hace décadas no se ve un caso en el país y 2. que le genere una infección derivada. Luego de esto procedimos a comunicarnos con el chico, respondiendo al correo del que nos escribió (porque la comunicación telefónica ya era imposible) diciéndole que necesitábamos hablar con él por la situación del perro y monitorear el caso entre las dos partes hasta que Tobi estuviera curado.

Después de llevar muchos años tratando con perros nosotros entendemos perfectamente que este tipo de cosas pasan y de ninguna manera culpamos al dueño, al perro ni al mismo Tobi por el hecho y somos más que conscientes de que esta vez fue otro perro pero otra podría ser alguno de los nuestros. Más aún en nuestro caso que nuestros perros tienen una probabilidad más alta de sufrir esos accidentes porque están constantemente con diferentes tipos perros.

Pero la mordida se convirtió en el punto menos relevante de toda esta situación en la que sacamos las siguientes conclusiones:

1. Todos sabemos que tenemos que vacunar a nuestro perro, pero es en este tipo de situaciones que nos damos cuenta de la real importancia no solo por su salud y la nuestra, sino por la de los perros que lo rodean o lo pueden llegar a rodear. Tener vacunado a nuestro perro no es un mérito sino la responsabilidad de un humano consciente porque todos ellos pueden llegar a morder en algún momento.

2. No basta con que una persona pueda manejar físicamente a un perro para que merezca el privilegio de llevarlo. La mordida de Tobi nos tenía muy tranquilos porque asumimos que estábamos tratando con una persona consciente, pero la preocupación real nos llegó en el momento en el que recibimos indolencia de un chico que se veía poco preparado para asumir con consideración y madurez la responsabilidad de salir a la calle con un perro.

3. Si tu perro muerde a otro no hace falta que te sientas el ser más desdichado del mundo porque no debemos olvidar que se trata de un animal. Lo más importante es demostrar que, sin importar cuál hubiera sido el detonante de la mordida, te importa la salud del otro perro, quieres hacer todo el monitoreo de su estado hasta que se recupere y ayudar en todo lo que puedas.

4. Con o sin perros, en cualquier situación, más importante que la situación misma es el manejo que le demos. No estaríamos escribiendo nosotros este artículo si luego de la mordida el otro dueño se hubiera visto considerado y preocupado incluso a pesar de que su perro no estuviera vacunado.

A las 6pm recibimos nuevamente la visita del chico, ahora sin su perro. Con una actitud muy diferente, más amable, llegó porque quería hablar con nosotros y mostrarnos el carnet de vacunación de este año de su perro. Al principio amable, luego descortés de nuevo y argumentando los mismos sin sentido de por la tarde. Finalmente, y luego de tenernos al borde de perder la paciencia, volvió a bajar su tono, nos mostró un carnet de vacunación actualizado de su perro, se disculpó con todos por su comportamiento desconsiderado, nos dio la mano y se fue con la tranquilidad de haber cumplido pero con el mal sabor de no haber sabido comportarse en una situación a la que cualquier dueño de perro, sin importar su tamaño, se puede enfrentar.

0 comentarios de “Así mordieron a Tobito y esto fue lo que aprendimos

  1. Lilo Bayona dice:

    Esperamos que se mejore pronto, que susto el que pasaron, pero gracias a Dios Tobi esta bien, esperamos que se recupere super bien!

  2. Eliana Motta dice:

    Que historia tan desafortunada !!!. Para Tobito esa tienda es su territorio … es logico que si se sintio amenazado reacciono. Yo pienso que ustedes deberian pedir a los clientes con perros que no los dejen deambular por la tienda … siempre deberian andar con correa al lado de sus dueños … y asi ustedes podrian asegurar la seguridad de Tobito. Ademas porque ustedes no saben que tipo de cliente es (como en este caso) y asi tambien se evitan la pesadilla de lidiar con gente irresponsable.

  3. González Y. Ximena dice:

    Es bueno detenerse y revisar estos temas con altura de miras, como lo han hecho, sin catalogar a una raza en particular como peligrosa. Afortunadamente Tobi tiene una familia que lo quiere y lo cuida, asumiendo un compromiso real con el. Sólo espero que este bebito se recupere bien y pronto. Muchos besos para Tobi….y por supuesto cariños para su abuelita que intervino a tiempo y la mama por atenderlo.

  4. Ivon Sandoval dice:

    La verdad yo admiro mucho, el comportamiento de los modelos de wawaw, como uds lo mencionan, ellos reciben muchisimos perritos y gente desconocida todos los dias, a un territorio que es suyo, visto del comportamiento del animal.. y se portan super bien… Estoy muy de acuerdo con uds… tener un perro implica toda la responsabilidad, una COMPLETA responsabilidad… Espero perro inmortal mejore pronto… 🙂

  5. Andrea Torrado dice:

    Yo soy muy novata en esto porque es la primera vez que tengo un perrito, pero eso no quita que este en total acuerdo con ustedes porque tienen toda la razón, y tendre en cuenta cada una de las conclusiones que mencionaron para que mi perrita y todos los demás humanos y perritos estén bien.
    También tengo que decir que se como son ustedes con lo poco que los he tratado y se que aman a todos los perritos, y ademas son grandes personas, así que no hay ninguna duda de su amabilidad.
    Por ultimo deseo que Tobito mejore lo mas pronto y mejor posible y como Dios es papá de todos con ayuda de el, Tobito no tendrá ningún inconveniente con lo que sucedió.

  6. Vivian García dice:

    Yo estaba en la tienda cuando le hicieron la llamada al dueño del perro para solocitarle el carnet, y vi como apesar de la gentiliza con la que se le solicitaba el solo respondia con actitud hóstil y con el "el cliente siempre tiene la razón", muy grosero, en vez de preocuparse por la salud de Tobito, era algo tan sencillo como enviar el carnet de vacunación y a el le parecio exagerado e irrespetuoso que le solicitaran eso y solo respondía de forma grosera, la verdad admirable la paciencia y la tranquilidad con que asumieron los de Wawaw esta situación. Espero que Tobi se recupere pronto!! 🙂

  7. NATALIA dice:

    Ojala Tobi se mejore, pero no estoy de acuerdo con eso de mantener los perros amarrados, es mas, pienso que esa es una de las formas de mostrar la poca preparación del humano para afrontar un perro, sea de raza grande o chica; yo tengo un bulldog, y aunque no es un perro grande si es gordito y su aspecto puede causar temor, pero despues de muchisimos esfuerzos y dedicaciones ha aprendido a comportarse y no responder a gruñidos….enseñanza es lo que falta

    • wawaw dice:

      Gracias, Natalia. Nosotros tenemos ahí nuestras opiniones encontradas. Según el código de la policía los perros los debemos tener siempre atados cuando estén en la calle, pero es una norma que todos infringimos o hemos infringido alguna vez. Tienes razón en que la traílla no es la solución 100% segura porque sabemos de casos en que perros han sido mordidos estando ambos atados.

      Pensamos que lo ideal sería que una persona pueda controlar a su perro esté atado o no y que no olvide que es un perro que por muy noble que sea y solo por el hecho de querer jugar podría tumbar a una persona al suelo y hacerle daño sin ninguna intención. Educación es la solución, estamos de acuerdo. 🙂

Abrir chat
1
Hola, soy Daniela 🐶🐱, ¿en qué puedo ayudarte? (Estoy disponibile de lunes a viernes de 8am a 1pm y de 2pm a 5pm).